12 nov. 2008

Fundamentos: Carta de Don Contrapunto Severo

Estimados alumnos de Fundamentos de Composición.
He tenido la oportunidad de echar un vistazo a vuestros trabajos y he de decir que no me han gustado nada. Ya sé que tenéis mucha creatividad e intentáis hacer de los ejercicios pequeñas obras, pero los ejercicios de contrapunto severo son eso, ejercicios. Son pequeñas prácticas que os permiten adquirir técnica para manejar distintos recursos compositivos con más libertad posteriormente, pero ahora hay que limitarse a seguir las reglas del juego. Aún no es el momento de experimentar. Podeís hacerlo, pero ¡nunca con mis ejercicios!

Entiendo que os parezcan limitados, serios y hasta aburridos, pero... ajo y agua. Si queréis hacer otro tipo de trabajos más creativos, podéis hacerlos, pero no me fastidiéis mis severos ejercicios.

Hasta el gran Mozart en sus tiempos de estudiante acabó odiándome, y lo primero que hizo fue vengarse escribiéndo la Marcha Funebre del Signore Maestro Contrapunto, toda llena de acordes y paralelismos, y en ese horrible estilo francés, despreciando el bello arte de combinar las voces... Suerte que en sus composiciones finales retornara al buen camino y reconociese que no soy tan odioso.



¡Señores, sed rigurosos y severos!

Atentamente

Don Contrapunto Severo