29 abr. 2009

Análisis: Händel. “Se vago rio”

El Aria da Capo pertenece a la ópera Amita e Fillide (Londres 1707-1708).
 
La primera versión está realizada por un conjunto especializado en la interpretación d e música barroca de acuerdo a los criterios de la época. El solita es el contratenor y sopranista Philippe Jaroussky. Como podéis escuchar las repeticiones de la orquesta están ornamentadas, pues desde el renacimiento hasta finales del clasicismo la práctica habitual es no tocar de la misma manera dos veces seguidas para dar expresividad a la música (ornamentación improvisada), costumbre que en el siglo XIX comenzó a perderse y que muchos grandes intérpretes de hoy comienzan a recuperar.
Esta segunda versión es más académica, “profesional” y convencional, a la que le falta algo del espíritu del barroco. No realiza el pizzicato marcado por Händel y el juego tutti-solo lo soluciona sólo con matices. Cantada por la soprano Gillian Fisher pertenece a esa costumbre tan arraigada en el siglo XX de ser demasiado metronómico y “solfístico” (lo único que necesita la música es tocar las notas correctas en el momento correcto?) lo que hace que la segunda parte y las repeticiones se hagan un poco pesadas.