3 mar. 2010

Dos Lieder de J. Brahms

Breves pero intensos y llenos de la personalidad de Brahms sirven como resumen de las principales características de su estilo.

El herrero rudo, onomatopéyico y relativamente simple en la armonía escoge un texto algo picante en el que tanto el piano y la voz producen efectos percusivos que imitan el martilleo del herrero en el yunque. El soplido del fuelle, punto culminante, rompe el monótono ritmo de negras con un largo cromatismo ascendente. No hay modulaciones, pero si dominantes secundarias.

Teresa narra un texto más enigmático y quizás autobiográfico. En este caso todo está basado en el semitono descendente (7ª del acorde de dominante que resuelve) y esa idea domina todo el lied, como motivo variado mediante cambio de nivel en el primera nota en la introducción, notas guía de la melodía y en el acompañamiento de la tercera estrofa. La armonía es más rica y presenta un interesante pedal de dominante sobre la 6ª y 4ª cadencial. La primera estrofa termina en una cadencia que puede ser vista como hemiólia o como aumentación rítmica (las negras se convierten en blancas). Dicha cadencia es frigia (que no semicadencia en la dominante) y está ornamentada por un floreo de subdominante que le da un carácter final de cadencia plagal. El cambio rítmico de la subdivisión, las síncopas armónicas, la densidad del acompañamiento, son otras características de este breve,intenso y enigmático lied.